You are here

Vivimos en el país momentos de oportunidad para producir cambios fundamentales. En la educación se impulsan acciones importantes, en el marco de las políticas del Plan Decenal, aprobadas por mandato ciudadano. El país cuenta con políticas educativas, con apoyo político a la educación, traducido en el aumento significativo de la inversión pública; hay estabilidad en el ejercicio del gobierno de la educación y mayor gobernabilidad del sector. La sociedad ecuatoriana y los más diversos sectores políticos cada vez valoran más la educación como bien público y estratégico.

Recientes evaluaciones de diversos componentes de nuestro sistema educativo nos confirman, sin embargo, las condiciones de inequidad y los críticos niveles de calidad de los aprendizajes, así como los grandes déficits en la preparación de nuestros docentes. El cambio exige transparentar críticamente nuestra situación. El país comenta ampliamente al respecto. Pero, se requiere profundidad y orientación en el debate.

Este importante libro, con ‘enfoques y experiencias innovadoras’, llega en momentos providenciales para llenar esta gran necesidad. Brinda un conjunto de aportes orientadores y experiencias significativas que nos permitan avanzar Hacia una educación de calidad en el Ecuador.

La crítica, parcial y destructiva, puede perjudicar antes que construir. Resulta importante nutrirnos de valiosas experiencias en marcha, con sus enseñanzas y aprendizajes, como las que nos ofrece esta obra. Lecciones que puedan orientarnos en la concreción del cambio necesario en la gestión de las instituciones educativas; que muestren rutas por dónde hacer efectivas las innovaciones en los procesos de aprendizajes en el aula. Esta obra nos ayuda a explorar vías de acompañamiento a los maestros/as y a los equipos escolares en el proceso de innovación de su práctica educativa. Nos abre a la reflexión sobre la urgente articulación de diversos mecanismos para fortalecer las competencias de los maestros/as que les permita asumir con mayor autonomía y eficacia el proceso de innovación en su escuela y aula. Urge, la elaboración de una ‘estrategia de implementación’ congruente con el modelo educativo que propugnamos.

Ciertamente las políticas educativas por sí solas no modifican las inequidades sociales que permanecen en nuestra sociedad pero, no es menos cierto, una educación pública de calidad y calidez para el conjunto de la población sí contribuye a generar la esperanza de una vida mejor en las personas. A ello contribuyen, sin duda, las experiencias PROMEBAZ Y PROCETAL, que se describen ampliamente en esta obra.

Raúl Vallejo Corral
Ministro de Educación (2007-2010)